Elon Musk nos presenta el primer wearable para el cerebro.

Ahora mismo, la empresa dedicada a  implantar máquinas que hagan de interface con el cerebro ya está creada por Elon Musk,  se llama Neuralink y su objeto social es colocar  BMIs , es decir «Brain Machine Interfaces». El primer wearable para cerebro es conocido como LINK VO.9. Nos preguntamos cómo es, cómo funciona, hasta dónde llega, cuánto cuesta, demasiadas preguntas y de momento, dada la magnitud del proyecto hay pocas respuestas concretas, pero suficientes para saber que va a revolucionar y cambiar radicalmente nuestro mundo. Comenzemos por describirlo.

Resumen presentación wearable para cerebro Neuralink a cargo de Elton Musk

LINK VO.9 es el nombre del primer chip que se implanta en el cráneo.

¿Cómo es?

Tiene unas dimensiones de 23x8mm, lo comparan con un botón pero se parece más a un «gemelo»de camisa, queda al mismo nivel de la piel y no se ve, lleva integrada una batería que le da autonomía de un día y puede cargarse por la noche magnéticamente. Importante es conocer también el funcionamiento.

¿Cómo funciona?

Mano sujetando el chip Neuralink  como si fuera un botón. Por detrás caen los cables de los electrodos de conexión.
Chip Neuralink

Nuestras neuronas mandan  órdenes al cerebro y este las cumple…ó no,  para esto vale el chip para obligarle a cumplirlas, nuestro cerebro emite a través de las neuronas sensaciones de todo tipo y no siempre funciona bien o no son las  deseadas, aquí entra en juego el chip. Para esto y para actuar de intermediario entre nuestro cerebro y cualquier dispositivo electrónico que tengamos configurado.

Se implanta mediante un robot quirúrgico, en menos de una hora y sin anestesia general, pero qué es lo que hace realmente.

¿Hasta dónde llega?

Imagen dividida en dos, parte izquierda con 4 filas de ondas de actividad cerebral. Parte derecha un cerdo en cinta andadora  lleno de electrodos.

Hasta el momento se ha implantado en animales, cerdos concretamente. Elton Musk experimenta con tres. En el primero no pone nada para que pueda compararse con los otros dos, en el segundo se colocó el chip durante dos meses y luego se retiró, para demostrar que no queda ningún tipo de secuela ni daño y finalmente el tercero tiene implantado un chip desde hace dos meses. Lo que nos demuestra es cómo el chip se adelanta a los movimientos del animal en todo su cuerpo, por supuesto sin causarle daño o stress.

La única manera de describirlo es diciendo que tiene unas posibilidades infinitas, algunos ejemplos en los que ayudaría son la pérdida de memoria, de oído, ceguera, parálisis, imsomnio, pena extrema, anxiedad, adicciones, accidentes cerebro-vasculares, daños cerebrales…y todo esto, ¿será muy caro?.

¿Cuanto cuesta?

La aplicación en seres humanos es una realidad ya en marcha, a día de hoy cuenta con aprobaciones de la FDA y está en vias de obtener otras. El precio al que saldrá al mercado será al principio muy elevado pero la previsión es que se reduzca rapidamente hasta obtener cifras razonables, según Elon Musk, «unos pocos miles de dólares».

En definitiva, hemos visto el primer wearable para cerebro, hemos visto el robot quirúrgico que lo implanta y tambien lo hemos visto funcionando en un ser vivo, el proyecto «infinito» está más que en marcha…estaremos pendientes de él.

Últimos post publicados